Consejo de la Magistratura

Consejo de la Magistratura

Declaración del Consejo de la Magistratura sobre su labor institucional

El Consejo de la Magistratura de la Provincia de Buenos Aires, por decisión de todos sus integrantes, considera necesario poner de manifiesto públicamente los criterios y pautas que utiliza para el ejercicio de sus funciones.

De acuerdo con lo dispuesto en el art. 175 de la Constitución de la Provincia, los jueces y los integrantes del ministerio público son designados por el Poder Ejecutivo, con acuerdo del Senado, siendo escogidos de una terna vinculante propuesta por el Consejo. Constituye función del Consejo la selección de los postulantes mediante procedimientos que garanticen adecuada publicidad y criterios objetivos predeterminados de evaluación, privilegiándose la solvencia moral, la idoneidad y el respeto por las instituciones democráticas y los derechos humanos.

Para la elaboración de las ternas el Consejo efectúa diferentes evaluaciones: un riguroso examen de idoneidad, el que es calificado por reconocidos juristas que integran el cuerpo de académicos de la institución; exhaustiva entrevista personal que es realizada por los propios Consejeros; examen psicológico, requerimiento de informes a diversas instituciones y organismos que puedan dar referencias sobre el desenvolvimiento y calidades de los postulantes y ponderación de sus respectivos antecedentes.

El Consejo no se limita a evaluar con énfasis las condiciones de los mismos solamente desde el plano del conocimiento jurídico y de las habilidades profesionales. Si su función consistiera exclusivamente en determinar quiénes están más capacitados desde lo académico científico, fácilmente podría suplantarse su tarea por un conjunto de expertos, una universidad o un instituto de igual naturaleza. La idoneidad jurídica es condición necesaria pero no suficiente.

El Consejo entiende que un magistrado no es sólo un experto en derecho ni mucho menos un mero aplicador mecánico de las normas. Es alguien que decide las cosas de otros y tiene que arribar a soluciones justas. Que interpreta la ley de consuno con la Constitución y los Tratados de Derechos Humanos utilizando métodos que le permitan abordar con realismo las situaciones planteadas. Que motiva debidamente sus decisiones. Que no se ahoga en formalismos y ritualismos inconducentes. Que preserva el valor eficacia. Que posee capacidad de gestión. Que entiende la libertad y la igualdad no solamente en un plano simplemente formal. Que equilibra las desigualdades atendiendo al plexo de valores contenidos en las normas fundamentales. Que no cierra los ojos a la enorme problemática de injusticia que padecen grandes sectores de nuestra sociedad. Que escucha el reclamo de los vulnerables, los necesitados, los victimados, los desprotegidos, los pobres, los discapacitados, los diferentes, prestando atención no sólo a lo teórico del derecho sino también al sentido de la justicia. Que combate con todas sus fuerzas los desvíos y la corrupción. Que asegura, en los hechos, la independencia judicial.

Para el Consejo, un magistrado debe poseer inexcusablemente calificación científica, pero de igual modo contar con honorabilidad, integridad, prudencia, valentía, responsabilidad y respeto irrestricto por los valores democráticos y los derechos humanos. Y la virtud en un magistrado es inconciliable con la abulia, la pereza, el amiguismo, la pura burocracia, la falta de compromiso o el vedetismo mediático.

Para posibilitar todo ello la Constitución ha dispuesto una composición del Consejo plural y equilibrada, conformada por representantes de la mayoría y la minoría del Poder Legislativo, del Poder Ejecutivo, de los magistrados y de los representantes de la institución que regula la matrícula de los abogados. Cada sector, cada estamento, trae su visión propia para confluir en un consenso que materializa la elección de los idóneos. Así surge la síntesis. El Consejo de la Magistratura ha sido creado y trabaja intensamente para delinear el perfil de magistrado que la sociedad requiere, con total transparencia y legitimidad.

Leer más...

Sobre la labor institucional de la Escuela Judicial

La ley 13553 le otorgó al Consejo la atribución de crear, organizar y dirigir la Escuela Judicial. Por Resolución del Consejo 952 del 21/05/2007 se creó la Escuela Judicial, como un organismo con independencia tanto funcional como académica.

La Escuela se caracteriza por fundamentalmente su pluralidad académica, doctrinaria y jurisprudencial y cuenta con un sistema de educación a distancia que le ha permitido llegar de manera igualitaria a todos sus eventuales cursantes. Su objetivo general es la motivación y el perfeccionamiento para el acceso y el ejercicio de las funciones judiciales, proporcionándole a sus participantes conocimientos ético – teórico - prácticos de aplicación específica en el Poder Judicial, con miras a la eficacia y eficiencia de la función y administración judicial; desarrollando técnicas de análisis, argumentación e interpretación que permitan valorar correctamente las pruebas y evidencia aportadas por los procedimientos, así como formular adecuadamente las actuaciones y resoluciones judiciales; creando conciencia sobre la importancia de desempeñar sus funciones en el marco de los más altos valores sociales y humanos, actualizándolos en técnicas administrativas y organizacionales relativas al mejoramiento de la función jurisdiccional y sobre las novedades legislativas y jurídicas en lo que hace al pensamiento e interpretación judicial.

Su función principal es la formación y capacitación inicial de los postulantes a ingresar y de aquellos que aspiren a ser promovidos en la función judicial y la capacitación continua, el perfeccionamiento y la actualización de los saberes de magistrados y funcionarios del Poder Judicial.

Participan de ella todos aquellos que se encontraran inscriptos en el Registro General de Aspirantes a la Magistratura con un examen aprobado ante el Consejo, así como los Magistrados que, habiendo obtenido su cargo con anterioridad a la puesta en marcha del Consejo de la Magistratura, desearan realizarlos. También, en la medida que los cupos lo permitan, pueden participar funcionarios y empleados abogados del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires y los Ministerios Públicos y abogados con matrícula vigente en la Provincia.

La Escuela Judicial no es obligatoria. El Consejo ha evaluado recientemente la posibilidad de otorgarle tal carácter, pero para ello, además de eventuales reformar legales y reglamentarias, se requeriría de una importante asignación presupuestaria de la cual se carece. No obstante ello y a los fines de destacar la importancia que la Escuela tiene para el Consejo, por Res. n° 1964/14 del 1/4/2014 se dispuso que el carácter de egresado de la Escuela Judicial será considerado un antecedente relevante en los concursos para la designación de Magistrados del Poder Judicial y del Ministerio Público de la Provincia de Buenos Aires. También, aunque en menor grado obviamente, el haberla cursado.

Todos sabemos que el modelo clásico de Juez/ Fiscal/ Defensor/ Asesor, sentado en su despacho decidiendo o peticionando, está en conflicto, fruto de las actuales demandas de acceso a justicia y la necesidad de que esas demandas reciban respuesta en adecuada y tiempo oportuno.

Esa demanda exige un tipo de Magistrados que, más allá de una sólida formación jurídica de base, se encuentre dispuesto a actualizarse de manera permanente.

Magistrados que no solo sepan lo que deben decidir o que pedir sino que además funden o motiven adecuadamente sus resoluciones y peticiones, y que puedan a la vez superar el difícil desafío que implica que sean comprendidas por sus destinatarios, los protagonistas del conflicto.

En este punto, también se exige Magistrados que puedan incluso redefinir sus roles, y que pueden ayudar a la gente a componer y resolver sus propios conflictos, propiciando la aplicación de soluciones alternativas.

Magistrados que no le teman a la interdisciplina, que se encuentren abiertos a incorporar saberes provenientes de otras ciencias, la psicología, la psiquiatría, la medicina, las ciencias económicas, la sociología. Saberes que les permitan brindar respuestas de mayor calidad.

Magistrados con capacidades de dirección y gestión de las oficinas judiciales a su cargo, que sepan conformar y liderar equipos de trabajo, que manejen herramientas de planificación estratégica. Que promuevan buenas prácticas orientadas a mejorar la administración de justicia. Que sean abiertos a los cambios y se comprometan con ellos.

Magistrados con conciencia de género. Que conozcan las consecuencias éticas, sociales y políticas derivadas del ejercicio de su función.

En definitiva Magistrados con una verdadera concepción integradora de los valores humanos.

Visita del Ministro de Justicia de la Pcia. de Buenos Aires al Consejo de la Magistratura

 

El Señor Ministro de Justicia Dr. Gustavo Ferrari se hizo presente en el Consejo de la Magistratura, aceptando la invitación que este organismo le formulara para intercambiar ideas en torno al sistema de elección de magistrados.

En dicha oportunidad, fue puesto en conocimiento de los criterios utilizados para cumplimentar la tarea específica del Consejo, los que compartió, exponiendo de su lado distintas ideas y la disposición del Poder Ejecutivo de abordar un trabajo conjunto que coadyuve al óptimo desenvolvimiento de la función constitucional que atañe al consejo.

Convocatoria a concursos

28 0001Se encuentra abierta una nueva convocatoria a concursos para cubrir diversos cargos en el Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires.

 

Fecha de apertura: jueves 8 de septiembre de 2016.

Fecha de cierre: viernes 7 de octubre de 2016 a las 16:00 hs.

 Más información...

Pág. 1 de 7

Páginas de Interés

Contáctenos

Consejo de la Magistratura
Provincia de Buenos Aires
Diagonal 79 N°910 La Plata
 
ATENCIÓN AL PÚBLICO
Lunes a Viernes de 10 a 16 Hs
Teléfono: (0221) 427-3350
 
ESCUELA JUDICIAL
Lunes a Viernes de 8 a 15 Hs
Teléfono: (0221) 427-3350 int: 306
 
SECRETARÍA
Teléfono: (0221) 427-3350
int: 400 - 408 - 409 - 410 - 411
 
SUBSECRETARÍA
Teléfono: (0221) 427-3350 int: 112
 
INFORMÁTICA
Teléfono: (0221) 427-3350 int: 305